Hoy En RVA – Section banner

Hoy En RVA

Latinoamérica se alista para pico de pandemia; reza a Virgen

Noticias

CIUDAD DE MÉXICO (AP) — Con más de 58.000 personas contagiadas por el COVID-19 y más de 2.300 muertos, Latinoamérica se acerca poco a poco al pico de la epidemia en la región con duras expectativas por delante, tanto en lo sanitario como en lo económico, y dirige sus plegarias a la Virgen de Guadalupe, patrona de las Américas.

Por eso el domingo, cierre de la Semana Santa, el papa Francisco pidió unidad para afrontar estos momentos difíciles en un mensaje leído durante una ceremonia en la Basílica de Guadalupe de la capital mexicana, que fue retransmitida en internet para que todos los católicos de la región rezaran juntos por la salud del mundo y el fin de la pandemia.

En tanto, gobiernos de la región seguían tomando medidas para enfrentar el golpe del coronavirus: Perú echará mano de médicos extranjeros, Chile inyectará créditos a las micro y pequeñas empresas aturdidas por la crisis y México anunció un acuerdo con los hospitales privados para aumentar la oferta de camas.

Pero el Banco Mundial, en un informe publicado el domingo, auguró lo peor al prever que las economías de América Latina y el Caribe podrían caer un 4,6% este año por el coronavirus, lo que obligaría a sus gobiernos a tomar participaciones en las principales empresas en dificultades.

Los más religiosos optaron por rezar este Domingo de Pascua y presenciar virtualmente un acto de Consagración a la virgen Guadalupe que se realizó al mediodía en su basílica en la Ciudad de México, que fue acompañado por el sonido de las 12 campanadas en distintas catedrales del continente, muchas cerradas a los fieles por las órdenes de aislamiento que imperan en la gran mayoría de países.

Franco Coppola, nuncio apostólico en México, leyó un mensaje del papa en el que bendijo a todos los latinoamericanos en estos “momentos de oscuridad” y a los que llamó a la unidad.

“No podemos salvarnos cada uno por nuestra cuenta sino sólo unidos”, dijo Coppola ante un templo vacío en el que solo estaban los sacerdotes que oficiaron la ceremonia.

Por su parte, el presidente del Consejo Episcopal Latinoamericano, el peruano Miguel Cabrejos, en un mensaje grabado, pidió acordarse de los más vulnerables, “los ancianos, los niños, los enfermos, los indígenas y los migrantes”.

En muchos lugares de la región se suprimieron las misas y procesiones por las cuarentenas, que en varios países se acaban de prolongar o las autoridades prevén hacerlo en breve.

En México, con más de 4.200 contagios y al menos 273 muertes por la enfermedad, el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció via Twitter un acuerdo con las dos principales asociaciones de hospitales privados del país para que apoyen con más de 3.000 camas durante un mes, el periodo que se prevé que dure el pico del brote.

“No es un convenio con fines de lucro”, dijo el mandatario tras asegurar que los líderes de esos colectivos “se portaron de primera”. “Nos van a cobrar el mínimo, no va a haber ganancias”.

El acuerdo es que los hospitales, con un total de 6.500 camas, cederán la mitad de sus capacidades para intentar reducir la saturación de los centros públicos, donde sigue en marcha una intensa campaña de reclutamiento de médicos.

López Obrador también envió sus condolencias ante el fallecimiento de Jaime Ruiz Sacristán, el presidente del consejo de administración de la Bolsa Mexicana de Valores, uno de los primeros personajes públicos del país que muere de COVID-19.

El cierre de esta Semana Santa atípica se reproducía en Brasil, considerado el país con más católicos en el mundo. Por primera vez en la historia, el Santuario de Nuestra Señora Aparecida, patrona de los brasileños, lució sin fieles en la misa del Domingo de Pascua, mientras el arzobispo, Orlando Brandes, pedía a los creyentes que se quedaran en casa.

El presidente Jair Bolsonaro, cercano a las iglesias evangélicas, tenía previsto participar junto a pastores en una videoconferencia que se transmitiría por redes sociales, reportó la prensa brasileña.

Durante la jornada, Perú autorizó la contratación de médicos y enfermeros extranjeros para combatir la pandemia, que ha infectado a casi 200 galenos locales y ya mató a uno, lo que podría abrirles las puertas a profesionales venezolanos del ramo radicados en el país.

Mientras en Chile, con 7.213 contagios y 80 fallecidos, el gobierno anunció que entregará créditos con seis meses de gracia y tasas preferenciales a las micro, medianas y pequeñas empresas en función de las ventas.

“Estamos también plenamente conscientes de los dolores, las angustias, los temores que afectan a la inmensa mayoría de las familias chilenas que han visto su vida alterada producto de esta pandemia”, señaló el presidente Sebastián Piñera.

En tanto, la cifra de contagiados en Venezuela aumentó a 181 tras confirmarse seis nuevos casos, anunció el presidente Nicolás Maduro. El nuevo coronavirus ha causado nueve muertes en el país sudamericano.

El gobierno de Maduro acordó en la víspera prolongar por 30 días más el “estado de alarma constitucional” y la cuarentena, vigente desde el 16 de marzo, como parte de los esfuerzos para frenar la cadena de transmisión de la enfermedad.

El gobernante también expresó su molestia que después de cuatro días de dar la orden de hospitalizar a todos los afectados por el COVID-19, la cifra de personas en “aislamiento domiciliario” apenas se redujo de 16 a 9 personas.

En Guatemala, el presidente Alejandro Giammattei informó en cadena nacional que se extenderán una semana más las restricciones impuestas hace más de un mes para evitar la propagación del nuevo coronavirus, entre ellas, un toque de queda de 12 horas.

Las medidas incluyen la prohibición de tránsito interdepartamental, la suspensión de labores en el sector público, el transporte público, las reuniones y actividades deportivas, sociales, culturales y religiosas. Además, a partir del lunes es obligatorio el uso de mascarillas en todo el país.

Giammattei dijo que se mantiene el número de casos en 151 casos y 5 personas más fallecidas. Dijo que los índices de violencia intrafamiliar han aumentado en el país durante la cuarentena.

En El Salvador, la Asamblea Legislativa aprobó una prórroga de cuatro días al Estado de Emergencia Nacional para combatir la pandemia del COVID-19, lo que permite que al gobierno realizar compras directas, limitar la circulación de las personas en lugares afectados o en riesgo, y faculta al ministerio de Salud a ordenar cuarentenas a personas contagiadas o sospechosos de tener la enfermedad.

El Estado de Emergencia Nacional fue aprobado el 14 de marzo por 30 días y vence a las 24 horas del domingo 12 de abril. Los diputados explicaron que la prorroga es solo por cuatro días a fin de abrir espacios para buscar acuerdos con el gobierno del presidente Nayib Bukele y presentar una nueva ley de emergencia nacional.

Según un informe oficial de del ministerio de Salud, El Salvador registra 125 casos confirmados, seis fallecidos y 21 recuperados. Del total de infecciones, 111 llegaron a El Salvador después de visitar países con presencia del coronavirus y fueron enviadas a Centros de Contención para que cumplieran una cuarentena de 30 días, de acuerdo con las autoridades.

En Ecuador, el número de contagiados reportados hasta el domingo era de 7.466 y de 333 fallecidos, aunque las autoridades sospechan que otras 384, a las que no se les tomaron pruebas, probablemente murieron por la misma causa. La provincia de Guayas, cuya capital es Guayaquil, sigue siendo el epicentro de la pandemia en el país con 5.381 casos.

Hasta el momento, Ecuador es el país más golpeado por la pandemia en la región, después de Brasil.

En Bolivia, representantes de la Organización Internacional para las Migraciones de las Naciones Unidas llegó hasta la frontera con Chile, donde informaron que 797 bolivianos quedaron varados tras el cierre de fronteras, ya que el país ingresó en una cuarentena total desde mediados de marzo.

El director de migración, Marcel Rivas, informó que se está analizando la situación de los bolivianos, ya que hace una semana ingresó un primer grupo de 500 personas que fueron colocadas en cuarentena antes de ser trasladados a sus respectivas regiones.

Rivas explicó que es posible que estas personas tengan que esperar a que el primer grupo sea dado de alta ya que el campamento que habilitaron está lleno. La delegación de la ONU mencionó que vieron a más bolivianos camino a la frontera.

En tanto, el país ya suma 330 casos confirmados, con 27personas fallecidas, según el último reporte de las autoridades de salud.

La pandemia ha infectado a más de 1,7 millón de personas y causado la muerte a más de 103.870 en todo el mundo, según el Centro de Ciencias e Ingeniería de Sistemas de la Universidad Johns Hopkins, que basa sus datos en los informes de los gobiernos y las autoridades de salud de cada país.

En la mayoría de la gente este virus provoca síntomas leves o moderados que desaparecen en dos a tres semanas. Pero en algunas personas, sobre todo los adultos mayores y quienes padecen trastornos de salud subyacentes, puede causar enfermedades más graves e incluso la muerte.

———

Con colaboraciones de los periodistas de The Associated Press en Latinoamérica.

Copyright 2020 Nexstar Inc. All rights reserved. This material may not be published, broadcast, rewritten, or redistributed.

StormTracker 8

Trending Stories

More Trending Stories

Don't Miss

More Don't Miss

Local Events